jueves, 7 de abril de 2011

Un hombre solo

La pereza es un globo
flotando por el aire de la casa.
Es como aquel globo rosado
que el viento caprichoso
estampó,
en el aire amarillo de Barracas,
un día de invierno,
cuando vino volando hacia mí
y entonces pensé
que eso
era la felicidad.
Los negocios, todos abiertos
y endulzados
por  el perfume  
de miles de flores de plástico
y en la cúspide
el Lezama
en donde un hombre
 lee el diario
solo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario